Moneda:

Consideraciones a la hora de elegir un dominio

elegir un dominio

Qué responsabilidad tan grande la de elegir un dominio de una página en Internet. Es casi comparable con la elección de un nombre para un hijo. Y es que los proyectos a los que les dedicamos la sola intención de crear un sitio web, son como un hijo. No es una decisión que debas tomar a la ligera.

En un mundo ideal, el dominio de nuestro sitio web debería ser igual al nombre de nuestra iniciativa, negocio o proyecto. Pero, en un mundo con más de 1.74 mil millones de sitios web en Internet (cifras de enero 2020), no es tan sencillo. Sobre todo, si estamos en un rubro muy competitivo.

Tener un dominio incorrecto es muy incómodo, y además podría causar que pierdas clientes o adeptos, antes de que estos lleguen a tu sitio. Por eso hoy queremos darte algunas recomendaciones para que elijas de forma adecuada. Comenzaremos por explicar qué es el dominio.

Importante para elegir un dominio

Importante para elegir un dominio es saber lo que es. Un dominio es la dirección que tienes en Internet, la forma en la que las personas te buscarán y te ubicarán. No pueden existir dos o más dominios exactamente iguales en Internet. ¡No lo intentes! Es tu nombre… tu sello… tu huella dactilar en Internet, y por lo tanto es única.

Técnicamente hablando, cuando nos referimos a nombre de dominio, nos referimos específicamente a la parte entre el “https” y la extensión (“.com”). Veámoslo gráficamente con el nuestro que es: TecnoHost.

 

Nuestro dominio es el nombre del negocio: TecnoHost.

Un nombre de dominio impactante ayuda a que las personas encuentren nuestro sitio con más facilidad y que no lo olviden rápidamente. Una vez entendido esto… manos a la obra.

Consideraciones importantes a la hora de elegir un dominio en Internet

  1. Tómate el tiempo necesario.

Elegir de forma apresurada es una de las razones por las cuales cometemos errores a la hora de elegir un dominio para nuestro sitio web. Si el nombre no es demasiado obvio y tienes dudas, espera. No tienes que hacerlo de forma atropellada, tómate el tiempo, ya que una mala decisión puede traducirse en una pérdida de dinero.

  1. Piensa en tu presencia en Internet antes de elegir el nombre de la marca.

Tómate el tiempo para buscar en Internet y mirar cuáles serían tus opciones en Internet, tanto a nivel de dominios, como de redes sociales, al tiempo que eliges el nombre de tu marca, empresa, organización o proyecto.

Si las opciones que deseas están libres a nivel de dominio, e incluso de redes sociales, bloquea los nombres inmediatamente. Aunque no hagas el sitio en ese momento o no inicies la gestión, bloquea los usuarios y compra el dominio para que nadie más pueda escogerlos.

  1. Escoge una combinación de palabras fácil de recordar

Los seres humanos tenemos tres fases de la memoria: sensorial, a corto plazo y a largo plazo. A la hora de elegir un dominio lo que debemos procurar es que actúe la memoria a largo plazo.

Para ello debemos elegir palabras, o combinaciones de palabras, de impacto. Que definan el rubro, de ser posible, y que sean pegajosas, sonoras. Esas palabras suelen ser fáciles de recordar.

  1. Agrega la palabra clave en el dominio

Todos los rubros tienen una palabra clave. Si se trata de un concesionario de vehículos, la palabra clave será: “vehículos”, “automóviles” o “carros”. Es muy fácil de definir.

A la hora de escoger lo que será tu dirección web, esa palabra clave debe estar presente. Así el SEO de tu proyecto, con respecto a la palabra clave, siempre estará vinculado al nombre de dominio.

  1. Trata que tus redes sociales sean iguales al dominio.

Se llama a esta práctica, reforzamiento de marca. En la medida en la que el nombre de dominio tiene repetición en otras plataformas como las redes sociales, es más fácil que la gente lo recuerde. Y sin duda se mejorarán los resultados de búsqueda.

  1. Compra los dominios que puedan parecerse al tuyo

Esta es una inversión que luego agradecerás, porque cuando las marcas se hacen famosas y adquieren prestigio, no faltan los que quieren aprovecharse de ese nombre para hacer carrera.

Por eso es importante que adquieras los dominios que puedan parecerse al tuyo, y tu propio dominio con las otras extensiones más comunes, simplemente para tenerlos bajo tu propiedad y que nadie más pueda usarlos.

  1. Una vez decidido, antes de comprar, chequea las asociaciones negativas. ¡Investiga!

A veces estamos enamorados de un nombre, pero este tiene una asociación negativa en algún lugar del mundo. Recuerda que Internet está en todas partes, así que, aunque la asociación no te moleste en el lugar donde está tu empresa, el sitio web puede ser visto en cualquier parte del mundo.

Otro problema que podría ocurrir es que tu nombre haya sido tomado anteriormente por personas inescrupulosas, que usan ese nombre para acciones que no son honorables dentro de Internet. Por eso es importante investigar.

  1. Si tienes un equipo, reúnete con ellos y pide opiniones.

Si tienes un equipo de trabajo es importante que lo reúnas y hagan tormentas de ideas sobre lo que podría ser la escogencia del dominio. Siempre es importante pedir opiniones a personas allegadas e incluso a terceros.

Y si no cuentas con un equipo, siempre habrá un buen amigo, pareja o padre, al que le quieras consultar su opinión. Muchas veces esas personas, aunque no sean expertas, nos dan luces sobre puntos de vista que quizá no hemos contemplado.

  1. Elige la extensión final correcta

Elegir la extensión de dominio correcta puede hacer que tus usuarios perciban, claramente, cuál es tu propuesta digital de primera mano.

No podemos mentir. Las extensiones de dominio “.com” siguen reinando el mundo del SEO y de Internet en general. Sin embargo, tienen la desventaja de ser más costosas que las otras. Si cuentas con el presupuesto y hay disponibilidad del nombre, siempre lo ideal será elegir el “.com”.

Pero, si no hay mucho presupuesto… o tu nombre ya existe como “.com”, hay otras extensiones de dominio, especializadas por sector, lo cual puede ser bueno para un sitio web nuevo. También existen extensiones adjudicadas a cada país del mundo.

Las extensiones de dominio más comunes son:

  • .com (comercial). Es la extensión más común de internet y eso le da un voto de confianza.
  • .net (network, red). Destinada a sitios relacionados con tecnologías de la información.
  • .org (organizaciones). Es la extensión más utilizada por organizaciones no gubernamentales.
  • .biz (negocios). Destinado a los sitios en el sector de los negocios.
  • .info (información)
  • .name (nombre)
  • .ve, .co, .mx, .pt, etc… (naciones). Dominios que definen el lugar de origen del sitio.
  1. Usa tu instinto

El sexto sentido existe y es un gran aliado a la hora de elegir nombres para nuestros proyectos. Hay proyectos que nacen con su nombre, pero otros deben ser pensados.

Un buen ejercicio es decirlos en voz alta y pedirles opinión a otras personas. Si tienes un amigo que sea locutor, puedes pedirle que grabe tus propuestas de nombre, para que puedas oír cómo se sienten al ser repetidas por un profesional de la voz.

¿Qué te han parecido estas recomendaciones? Esperamos que tus dudas sobre la elección de tu nuevo dominio hayan sido disipadas. Recuerda que en nuestro sitio web tienes gran variedad de extensiones para adquirir el dominio perfecto para tus objetivos. Conócelo ahora mismo ingresando AQUÍ. ¡Te esperamos!

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *